Misión Robinson ha alfabetizado a más de 1.700.000 venezolanos en nueve años
0

Misión Robinson ha alfabetizado a más de 1.700.000 venezolanos en nueve años

0

La Misión Robinson ha logrado albergar a 1.756.250 personas en todo el territorio nacional, brindándoles conocimiento y educación a quienes no tuvieron la oportunidad de sentarse en un pupitre y aprender a leer, lo cual implica un logro para el sistema educativo venezolano.

Este programa educativo, iniciado en 2003, alcanzó los nueve años este domingo, y funciona con la colaboración de los facilitadores que dan una mano amiga y convencen a la población de que nunca es tarde para ir a la escuela.

De este total, han sido graduados 39.428 indígenas, 7.249 personas con discapacidad, 1.442 privados de libertad y 7.252 venezolanos pertenecientes a las Unidades de Producción Socialista (UPS), comentó la directora general de la Misión Robinson, Marisol Calzadilla.

“Es una cosa hermosísima ver como luchan los facilitadores para que la gente se incorpore. Ellos (los maestros) te buscan en tu casa, te convencen y te enamoran para que estudies”.

Este grupo de venezolanos fueron graduados con la puesta en marcha del método de alfabetización cubano Yo Sí Puedo, programa que permitió, en 2005, que Venezuela fuera declarada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como territorio libre de analfabetismo con 1.482.543 personas graduadas, según publicaciones de la AVN.

Tres fases en su totalidad. Robinson I consiste en alfabetizar a las personas, enseñándolos a leer y escribir, luego se pasa a Robinson II, que busca la aprobación del sexto grado.

Al finalizar estos dos ciclos el participante tiene la opción de pasar a la Misión Ribas para estudiar bachillerato o incursionar en Robinson III que consiste en participar, de forma permanente, en círculos de lecturas para mantenerse activos con las enseñanzas adquiridas durantes las fases.

Actualmente, son 33.757 facilitadores voluntarios que prestan apoyo a las 246.607 personas que se encuentran en sus aulas de clases.

“Se continúa trabajando con el método del video y en algunos lugares se utilizan pizarras”.

Adicional a esto, los estudiantes cuentan con la biblioteca Robinson, una colección de fácil lectura en la que se encuentran leyendas como El Silbón y La Sayona, los oficios que se hacen en el país, las bondades de arbustos venezolanos, la vida de especies marinas como peces, así como también historias de amor como la de Don Quijote de la Mancha y Dulcinea del Toboso.

Inclusión educativa. La Misión Robinson funciona en conjunto con el Ministerio para la Educación, por lo que el programa es avalado por la máxima instancia educativa.

“Nuestros certificados los firma el coordinador regional, coordinador nacional y el jefe de las Zonas Educativas”, aclaró Calzadilla.

En su noveno aniversario, la misión tiene como objeto continuar en la búsqueda de quienes aun no se suman al proceso de aprendizaje, por lo que la directora comentó que seguirán trabajando con la idea de convertir a Venezuela en una gran aula.

“Hay un residual duro muy difícil que no nos rendimos y seguimos convenciéndolos, son personas de la tercera edad, la mayoría mayor de 60 años, por lo que ha sido cuesta arriba”.

Loading...