Generalidades y razones por las cuales el yoga para niños es bueno

Generalidades y razones por las cuales el yoga para niños es bueno
0

Las actividades extracurriculares de los niños pueden ser diversas y van ligadas a las actividades que los padres muchas veces consideran correctas y en consenso y dirección con los gustos de los niños como tal. Lo más importante para definir una actividad diferente a las clases para tus hijos, es que le aporte un gran beneficio tanto a su bienestar físico como psíquico.

Yoga para niños es una de esas excelentes alternativos que puedes inculcarle a tus hijos para que desarrollen unas estupendas cualidades de concentración, equilibrio, relación y lúdica. Desde su etimología, la palabra yoga traduce unión, lo que puede ser visto de entrada como la unión de los niños consigo mismos para que posteriormente puedan desarrollar elementos de unidad con su contexto y entorno.

Yoga desde los 4 años de edad

Según recomendaciones de expertos, la mejor edad para iniciar a su infante en la práctica del yoga es a partir de los 4 años. Esa edad es la indicada pues en ese momento de la vida se tiene total capacidad de coordinar los movimientos del cuerpo. Lo anterior permitirá que el aprendizaje de la técnica sea asimilado de la forma correcta.

Lo más interesante y divertido es que para los niños en esa etapa, el yoga es visto como una actividad lúdica lo que les permitirá gozar de alegría y jocosidad mientras practican los ejercicios. Una gran ventaja de prácticas yoga en la infancia, es que gracias a ella podrán desaparecer elementos de estrés o presión que pueda presentar un niño en su hogar o escuela. Gracias a ese ejercicio, los niños lograrán adoptar una personalidad tranquila donde se reducen las tensiones a la mínima expresión y se les facilita su autocontrol; también habilidades creativas son estimuladas con la práctica del yoga en la infancia.

Yoga para cada temperamento infantil

La armonía alcanzada con la práctica del yoga, logrará generar pensamientos equilibrados en los niños, lo que sentará las bases para el futuro adulto de ellos, logrando que puedan gozar de vidas alegres, positivas y saludables. Así su hijo sea extrovertido o introvertido, prácticas yoga le permitirá afianzar su autoestima cualquier que sea el caso. Ayudará a los más extrovertidos a aprender a relajarse y concentrarse más, mientras que también fomentará que los niños más introvertidos pierdan su temor ante las otras personas y se abran al gran entorno que les rodea.

Es importante tener en cuenta que no hay una práctica de yoga estándar para todos los niños; se debe analizar el carácter y la personalidad de cada infante y luego determinar qué tipo de ejercicios es para cada uno. Dentro de los principales elementos a verificar antes de programar clases de yoga con su hijo son: nivel de hiperactividad del niño, nivel de regularidad en funciones fisiológicas, reacción a elementos tales como permanecer solo o con desconocidos entre otros.

Por todo lo anterior, el yoga es una actividad recomendada para los pequeños, un juego que favorece su desarrollo en varios sentidos y contribuye a su relajación.

¿Te gustaría practicar yoga con tu hijo? Cuéntanos tu opinión sobre este tema

 

Loading...