0

Una bolsa con restos de polvo lunar será subastada por más de 2 millones dólares

Una bolsa con restos de polvo lunar será subastada por más de 2 millones dólares
0

La bolsa que fue utilizada por el astronauta Neil Armstrong para transportar las primeras muestras de rocas de la Luna durante la misión Apollo 11 será subastada en Nueva York por la casa Sotheby’s.

 Este objeto, en el que se puede ver la etiqueta “Retorno de muestra lunar”, forma parte de una extensa colección de artefactos de los programas espaciales estadounidenses y soviéticos que la firma subastará el próximo 20 de julio, en el aniversario de la llegada del hombre a la Luna.

 Según Sotheby’s, la bolsa, cuyo precio estimado oscila entre los 2 y los 4 millones de dólares y que tiene restos de polvo lunar y de fragmentos de piedras, fue examinada por científicos de la NASA, quienes confirmaron que se utilizó para transportar más de 500 gramos de materiales procedentes de la superficie lunar con el fin de minimizar la contaminación de las muestras.

 “Esta bolsa de apariencia modesta formó parte del viaje más grandioso del ser humano y desempeñó un papel crucial en la tarea científica más importante de la misión Apollo 11: traer de vuelta la primera muestra de material lunar jamás descubierta”, afirmó la responsable de la subasta, Cassandra Hatton, en un comunicado.

 Casi todo el equipamiento que se utilizó en esa misión se encuentra exhibido en la colección nacional del Museo Smithsonian de Washington y este el único artefacto que llegó a manos de una coleccionista privada gracias a una decisión judicial.

La bolsa, cuya verdadera historia era desconocida hasta hace poco, se había subastado hasta en tres ocasiones en 2014 en una pequeña casa de subastas, pero no obtuvo ninguna oferta, hasta que en 2015 su actual dueña la adquirió por tan solo 995 dólares.

Entre los objetos que se someterán a puja junto a ella se incluyen piezas de hardware, artículos personales de astronautas y cosmonautas, fotografías espaciales y firmadas, mapas, gráficos, libros, modelos de ingeniería y objetos en 3D.

 EFE

Fuente

Loading...