El gigante William Hill: se reduce por exageraciones de la industria

El gigante William Hill: se reduce por exageraciones de la industria

0

En un reciente comunicado, el gigante de las apuestas William Hill, anunció el cierre de cerca de 700 salas de juego, lo que supone el despido de cerca de 4,500 trabajadores de su plantilla.

Gracias a la nueva ley restrictiva aplicada el 1 de abril por el gobierno británico, William Hill anunció el recorte de personal que próximamente tendrá que hacer, despidiendo a un número aproximado de 4,500 trabajadores; es decir, un 30% del total de la plantilla con la que cuenta actualmente.

La ley restrictiva impulsada por el gobierno británico consiste en la reducción de la apuesta mínima en las terminales de cuotas fijas tipo B2, que de acuerdo con varios expertos en la materia, son éstas máquinas tragaperras las que estimulan la adicción al juego al provocar grandes pérdidas y ganancias de dinero en intervalos de tiempo cortos, a diferencia de lo que sucede con las máquinas tragamonedas gratis.

Esta decisión ha hecho que la compañía tomará un plan de acción distinto, ya que con estas nuevas restricciones el volumen de ingresos ha disminuido significativamente, por lo que el nuevo enfoque de acción se centrará en el mercado estadounidense, ya que es uno de los más lucrativos y de crecimiento más acelerado en épocas recientes.

En su Plan Estratégico 2018-2021, la Gambling Comission de Reino Unido ha dejado en claro que su principal objetivo es el de proteger a todas las audiencias y usuarios que pudieran ser afectadas por la actividad del juego. Además, han informado que sus actividades se centrarán en el control del volumen de juego en pro de las audiencias, además del control general de los productos, proveedores y lugar en donde el juego se desarrolle.

Muchos críticos piensan que la postura que la Gambling Comission ha adoptado con este plan es un tanto exagerada, suponiendo que el juego es un factor grande de riesgo en el desarrollo de adicciones, llegando a ponerla a la altura de otros productos adictivos y de mayor perjuicio como lo es el alcohol o el tabaco, cuyo porcentaje de adicción es mucho más elevado que el porcentaje de adicción al juego.

Si tomamos en cuenta que el costo para disminuir la adicción al alcohol (166 mil millones de dólares) y el tabaco (157 mil millones de dólares) es mucho más elevada que la de la adicción al juego (40 mil millones de dólares), es inevitable pensar que las decisiones con respecto a la industria del juego y sus restricciones son en algunos casos exageradas, como lo que ocurre actualmente con la Gambling Comission.

España ha sido un ejemplo que la balanza puede ser sostenida si se aplican las regulaciones necesarias sin la necesidad de restringir gran parte de las actividades que un gran sector de la población goza en referencia a la práctica del juego. No se trata de sobrelimitar la actividad, sino de enseñar al usuario a llevar a cabo un juego responsable en todo momento.

Loading...