8 de abril 2013

Hallan araña del tamaño de un plato (+FOTOS+VIDEO)

Una espeluznante tarántula del tamaño de un plato petrificó a los residentes de un pueblo en Sri Lanka.

Según el sitio Publimetro.com, la extraña araña de más de 20 centímetros de diámetro fue descubierta en 2009 por los pobladores de la región de Mankulam pero, debido a la guerra civil, los científicos pudieron identificar la clase de esta nueva especie hasta ahora.

Expertos aseguran que su mordedura no es mortal pero sin duda un arácnido de ese tamaño asusta a mucha gente. Además hay una población peligrosamente reducida de tarántulas.

El nuevo tipo de tarántula venenosa, del tamaño de una cara humana, fue descubierto en el norte de Sri Lanka. El arácnido llega a medir hasta 20 centímetros de largo y vive en árboles y edificios abandonados.

Cubierta de manchas, la araña pertenece al género “Poecilotheria”, oriundo de la India y Sri Lanka. Los miembros de esta subfamilia de tarántulas se conocen como “arañas tigre” y se distinguen por sus atractivos colores, al igual que por ser rápidas y muy venenosas.

La nueva tarántula -denominada “Poecilotheria rajaei” en honor a un policía que acompañó a los científicos en la búsqueda- se diferencia de otros arácnidos de su especie por sus patrones grises geométricos, las marcas amarillas en las patas delanteras y por una franja rosa en el abdomen.

tarantula4.jpg

“Es una araña bastante rara”, dijo el científico esrilanqués Ranil Nanayakkara. “Vive en árboles viejos y robustos, pero debido a la deforestación su número disminuyó y la falta de un hábitat adecuado la obliga a entrar en edificios antiguos”, como el hospital abandonado de Mankulam donde el equipo descubrió hembras y crías.

En 2009, un aldeano presentó al equipo de científicos liderados por Nanayakkara, cofundador de la organización Bear (Biodiversity Education And Research) de Sri Lanka, el cadáver de una araña macho desconocida. Para declararla una nueva especie, el grupo buscó más especímenes que estudiar.

Ahora los científicos quieren realizar una prueba de ADN para confirmar el hallazgo.